sábado, 18 de diciembre de 2010

Prevención de la Muerte Súbita en el Deportista


La práctica deportiva se debe considerar como un desencadenante potencial de la producción de un evento de muerte súbita ante la preexistencia de una patología cardíaca de base. El deporte más frecuente en el que se va a producir ésta va a ser, de forma sistemática, el que sea más practicado en ese entorno.


La incidencia de estos eventos es 4.5 veces superior en la población deportiva que no ha pasado un reconocimiento médico que en la población no activa deportivamente (hasta los 35 años de edad). Sin embargo, la realización de una revisión médica de carácter preventivo de forma periódica, con el paso de los años, hace que esta incidencia termine por ser inferior en la población deportiva respecto de la población general, por el efecto protector que la propia práctica de actividad deportiva tiene sobre el mayor causante de estos eventos en la edad adulta, la cardiopatía isquémica. Este hecho ha sido reportado a partir de la larga experiencia adquirida en Italia, como consecuencia de la obligatoriedad de estos exámenes médicos preventivos periódicos desde los años ochenta, calculándose la reducción en la incidencia de estos eventos en un ¡89%!.

La mayor parte de los eventos de muerte súbita en jóvenes, como son las miocardiopatías hipertróficas o las patologías de tipo arritmógeno (algunas de ellas con fuerte base genética) son detectables a través de la realización de un simple electrocardiograma. Según estudios de costo/eficacia, la inclusión del electrocardiograma dentro del protocolo de revisión médica de aptitud deportiva se puede considerar una acción “muy rentable”. Pero esta eficacia va a disminuir de forma importante si el personal médico encargado de lasvaloraciones no está familiarizado con la idiosincrasia de los hallazgos en el deporte.

Para la realización de estas revisiones médicas de calidad es necesaria una legislación que defina no sólo su obligatoriedad, sino que regule de forma pormenorizada los protocolos a realizar según edad, actividad deportiva, causas de exención, periodos de validez, etc. Actualmente se está imponiendo la implantación de equipos dedesfibrilación (DEA-DESA) en espacios deportivos. Pese a estar contrastada su eficacia a la hora de resolver eventos, incluidos algunos no reconocibles a través de las revisiones médicas de aptitud para el deporte, no se deberá considerar nunca un sustituto de la evaluación pre-participación.

Resumiendo, como PROPUESTA para el control de la aptitud para el deporte:
+ Es necesaria una Legislación y regulación suficientes.
+ Formación adecuada y específica de los profesionales involucrados.
+ Creación de una estructura articulada y coordinada con especialistas con experiencia específica.
+ “Deslocalización temporal” de las revisiones: evitar que las renovaciones tengan que realizarse de forma preceptiva previo al inicio de cada temporada deportiva.
+ Periodo de validez: 2 años, excepto en situaciones especiales.
+ Electrocardiograma preceptivo.
+ Prueba de esfuerzo: en mayores de 35 años, ó existencia de 2 o más factores de riesgo cardiovascular, ó deporte de altas intensidades.

Dr. Luis García del Moral BetzenMédico del Deporte

No hay comentarios:

Publicar un comentario